Alhóndiga

 

Alhóndiga, Bilbao


UBICACIÓN:
Bilbao (ES)

ARQUITECTO:
Ricardo Bastida (original) Philippe Stark (refurbishment)

MODELO BUTACA:
ALHONDIGA

ENLACES DE INTERÉS:
CLIENTE: www.azkunazentroa.com
ARQUITECTO: www.starck.com

000

E l diseñador francés Philippe Starck renovó un antiguo almacén de vino de Bilbao construido en 1909 para convertirlo en un nuevo centro de cultura y entretenimiento para la ciudad. “Alhóndiga Bilbao revolucionará la energía humana que mueve la ciudad” dijo Philippe Starck. Y sin ninguna duda este fue el leitmotiv que guió este proyecto: un espacio totalmente abierto para la creación de ideas, movimientos y tendencias. Un ambicioso reto que Starck supo llevar a cabo gracias a un diseño interior sencillo pero lleno de sorpresas: una serie de metáfora arquitectónica que sorprenderá a profesionales y profanos de igual manera y que ha tenido éxito en, de una vez por todas, superar los fallidos proyectos de renovación que fue declarado Edificio de Interés Cultural en 1998.

La plaza interior de  6.000m2 llamada “Gran Plaza Central” en la planta baja está rodeada por una columnata de 43 unidades con la finalidad de elevar los tres edificios interiores con forma de cubo. Estos tres edificios temáticos (conocimiento, bienestar y entretenimiento) crean una zona multiusos de casi 40.000m2, cada uno de ellos dividido en 3 pisos. A todas las plantas bajas de estos edificios se accede desde este punto de reunión desde el que también se llega a la zona de entretenimiento como los cines, la zona de muestras, y el teatro auditorio con capacidad para 400 espectadores. Para rodearlo el visitante puede subir al “Solarium” donde se encuentra el spa urbano de la Alhondiga: sin duda será objeto de admiración de los visitantes que entren por la parte inferior gracias al fondo transparente de sus piscinas.

En raras ocasiones un edifico contemporáneo despliega tanta aprobación por aquellos que lo usan. Con casi cuatro millones de visitantes por año esta osadía parece tener el mismo impacto que el Guggenheim tuvo en su día. Pero con la diferencia de que la obra de Gehry fue una declaración dirigida al exterior un anuncio de una ciudad abierta al mundo mientras que la obra de Starck es un regalo de la ciudad para la propia ciudad.

Tanto el auditorio como los cines están equipados con butacas personalizadas de Ascender. La propuesta para el auditorio es una butaca con líneas puras que puede usarse tanto para auditorio como sala de conferencias: incluye una pala de escritura oculta dentro del costado a la que se puede acceder solo cuando se quita el frontal de aluminio. Por su parte la butaca de cine tiene un posavasos muy particular en el frente y su respaldo está unido al de la butaca adyacente con la idea de crear un efecto de respaldo tipo sofá sin huecos.

000

Newsletter